Skip to content

PALABRAS DE DOÑA HELENA BARAYA DE OSPINA EN EL HOMENAJE A DON PABLO CASADO, MADRID, ESPAÑA

Muy buenas tardes y gracias a los presentes que nos acompañan en la entrega del Premio Hispanidad, Concordia y Libertad.

Gracias en especial, por su presencia, al alcalde de Madrid, don José Luis Martínez-Almeida, y al expresidente de Colombia, don Andrés Pastrana Arango.

También agradecer, a la Fundación Iberoamericana y a la Fundación Independiente, su apoyo y colaboración para poder llevar a cabo este acto.

En calidad de presidenta de la Fundación Mariano Ospina Pérez, con sede en Bogotá, y en nombre del Consejo Superior y la Junta Directiva, tengo el honor de encontrarme hoy en la hermosa ciudad de Madrid, para entregar a don Pablo Casado Blanco, un testimonio de reconocimiento y admiración por su continua defensa de los valores democráticos.

En la actualidad, somos muchos los que creemos que la democracia en América Latina se ve amenazada ante los herederos ideológicos del comunismo de Lenin, Stalin y Mao Zedong. Cuando estas corrientes ideológicas se desmoronaron en Europa y tras la caída del muro de Berlín, apareció en Latino América el Foro de Sao Paulo. Este foro, constituido por partidos liderados por Fidel Castro y Luiz Ignacio Lula Da Silva, inspiró la entrada marxista en Venezuela, Bolivia y Nicaragua. Recientemente este foro se ha visto reforzado con el Grupo de Puebla, que disfraza su credo comunista bajo el nombre de Socialismo del siglo XXI, cambiando la violencia de los fusiles por los principios del marxismo cultural, ideado por el filósofo italiano Antonio Gramsci.

A pesar de las circunstancias y riesgo de avance de diferentes regímenes totalitarios por el continente, en Colombia estamos preparándonos para el futuro y los demócratas confiamos en seguir ejerciendo nuestros derechos.

La Fundación que represento, fue creada por amigos sin color político, en memoria del presidente Mariano Ospina Pérez, para conservar su legado, en el cual encontramos siempre la defensa de la democracia. Defensa que demostró con firmeza y sin duda el 9 de abril 1948 cuando, siendo víctima de un intento de golpe de estado, pronunció su célebre frase: “Para la democracia colombiana; más vale un presidente muerto que un presidente fugitivo”.

También, aprovecho para recordar que fue precisamente durante el gobierno de Ospina Pérez cuando se restablecieron las relaciones diplomáticas con España después de la segunda guerra mundial.

En concordancia con estos hechos, es más que apropiado rendir homenaje a líderes democráticos como usted, querido Pablo, a quien le reconocemos su lucha y trabajo en defensa de la democracia y fortalecimiento de las relaciones con los países hispanoamericanos.

Muchas gracias.

Acto de entrega del Premio Hispanidad, Concordia y Libertad de la Fundación Mariano Ospina Pérez a Pablo Casado el pasado 13 de julio, en el Club Financiero Génova, y organizado por la Fundación Mariano Ospina Pérez.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *